¿Podría el activismo de los consumidores europeos, acerca de las infracciónes online a los Derechos de Autor, ayudar a los fans?

A finales de mayo, Grupos de Derechos del Consumidor del Reino Unido se unieron para solicitar que los reguladores garanticen nuevas reglas acerca de las normas de infracción de Derechos de Autor en la web, a fin de proteger a los consumidores (PDF).

Las investigaciones anteriores han mostrado que muchos proveedores de servicios ceden con demasiada facilidad a reclamos de terceros en materia de infracción de derechos de autor. Los administradores eliminan el material sobre el que se ha realizado un reclamo, sin consultar a los usuarios ni verificar la exactitud del reclamo.

Algunos países europeos están tomando medidas que pueden detener a los proveedores de servicios de ser tan rápidos para tomar acción. El Parlamanto de Islandia debatirá dentro de poco la Iniciativa de Medios de una Islandia moderna.
Impulsada por la preocupación sobre la libertad de prensa, la iniciativa también puede ayudar a los aficionados; cuando pase, es probable que se les exija a los titulares de derechos de autor que obtengan una orden de un juez antes poder demandar que los proveedores de servicios retiren el material.

Esto contrasta fuertemente con la falta de un adecuado proceso en los programas de «tres advertencias» que están en funcionamiento o siendo propuestos en muchos países europeos. Estos le permitirán a los proveedores cortar la conexión de banda ancha de aquellos usuarios acusados en tres ocasiones de compartir archivos de forma ilegal, sin nada más que la palabra de una compañía que monitorea el tráfico en la red. Los reguladores parecen decididos a seguir adelante con estas medidas, sin considerar una investigación publicada en Francia a principios de año, que muestra que la infracción de Derechos de Autor se ha incrementado desde que Francia presentó su ley HADOPI de «tres advertencias» en el 2008.

En mayo del 2010 la ISP irlandesa Eircom puso en marcha el piloto de su programa de «tres advertencias», y Ofcom en el Reino Unido acaba de lanzar un borrador de un proyecto de Código de Prácticas para un sistema similar.

Parece probable, por tanto, que los grupos de Derechos de los Consumidores en Europa se enfrentarán a una dura lucha para convencer a los legisladores y los reguladores de adoptar políticas que partan de la presunción de inocencia por parte de los consumidores y permitan el uso justo y el uso transformativo de material con derechos de autor o de marca registrada. La Comisión de Asuntos Legales (JURI) del Parlamento Europeo votará en junio sobre un informe que trata de «el fortalecimiento de los derechos de propiedad intelectual», que el grupo de defensa La Quadrature du Net ha llamado «el dogmatismo de los derechos de autor y patentes en su peor momento»..

Con el compromiso de Un Archivo Propio de defender las obras de los fans que enfrenten problemas legales, la OTW está de acuerdo en que los prestadores de servicios no deberían estar obligados a ceder con demasiada facilidad a las amenazas de los titulares de derechos de autor, en ausencia del juicio de un criterio independiente acerca de la infracción. Sin atención a los derechos de los consumidores, las políticas de «tres advertencias» podrían interferir con el acceso a los trabajos de los fans.

NT: todos los enlaces en este artículo llevan a documentos en inglés.