Caso contra licenciar obras de fans

lBanner by Erin of a spotlight on an OTW logo with the words 'Spotlight on Legal Issues'

Ahora que las obras de fans se han vuelto más populares y el concepto de obras creadas por fans se ha vuelto más conocido, la legalidad de estas obras se ha vuelto un asunto popular para espacios mediáticos y publicaciones en blogs. Algunas de esas historias reflejan entendidos de la ley de derechos de autor en Estados Unidos que son vagos o simplemente erróneos.

Las personas que escriben – particularmente aquellxs enfocadxs en recientes ejemplos de obras de fans “comercializadas” – ignoran, minimizan la doctrina de derechos de autor sobre el uso legítimo o buscna formas de combinar obras creadas por fans con mercados mediáticos. Un cliché común ha sido últimamente el sugerir que lxs creadorxs de obras de fans pueden, o deberían, obtener licencias antes de crear obras de fans. Después de todo, defiende el argumento, muchxs autorxs y otrxs creadorxs de media reconocen ahora el valor positivo de las obras de fans y estarían encantadxs de otorgar permisos a lxs fans para crear obras. Así que ¿por qué no hacer más regímenes de licencias para obras de fans, donde lxs dueñxs de los derechos de autor den permiso a lxs fans para hacer obras, quizás a cambio de una comisión o una parte de las ganancias de lxs fans si ellxs desean comercializar sus obras?

Aquí tenemos un número de razones de por qué la concesión de licencias ni es legalmente necesario ni es favorable para lxs fans o la cultura de fans

Licenciar es innecesario, especialmente para fans que no quieren comercializar sus obras.

La doctrina de derechos de autor sobre el uso legítimo en Estados Unidos favorece a las obras transformativas no comerciales. La doctrina del uso legítimo es una excepción a las infracciones de derechos de autor y provee a las personas con el derecho a basar sus obras en obras ya registradas sin faltar a los derechos de autor. Los factores considerados para determinar que una obra es de uso legítimo – osea, no una infracción – incluyen si ésta obra transforma el sentido o el propósito del original, si es comercial o no comercial, qué tanto copia de la original y si la obra sirve como un reemplazo comercial del original. Porque la comercialidad del uso es una consideración en el análisis de uso legítimo, lxs fans que desean hacer dinero de sus obras fandomeras se enfrentan a una pregunta legal más difícil, pero si sus obras no crean competencia comercial con el original, aún podría constituir uso legítimo. Pero las obras transformativas no comerciales – del tipo que se alojan en Archive of Our Own – AO3 (Un Archivo Propio), por ejemplo – son generalmente protegidos de las infracciones a la doctrina de uso legítimo.

Licenciar invita a la censura.

La concesión de licencias requiere, ya sea buscar permiso de lxs dueñxs de los derechos o crear una obra en línea con una serie de permisos que lxs creadorxs hayan presentado. En una publicación pasada, discutimos el cómo el sistema de licencias de Kindle Worlds le permite a Amazon el restringir qué pueden crear lxs fans en esa estructura y ese es solo un ejemplo. Las obras fandomeras proveen un medio para que lxs fans expresen cosas que lxs creadorxs originales no hacen y aun lxs dueñxs de derechos más amigables con lxs fans puede no gustarles lo que cada unx de sus fans quiere crear. Un esquema de licencias puede querer que lxs fans “celebren la historia de la forma que es”, no explorar maneras diferentes de hacerla. Pero eso quita la libertad que hace de las obras de fans algo tan vibrante, innovador e incluso potencialmente crítico de la perspectiva de obras originales que tienen que ver sobre la sexualidad, raza, política o cualquier otro tema.

Licenciar discrimina contra aquellos con bajos recursos.

La concesión de licencias generalmente involucra un intercambio financiero – pagar los derechos de lxs dueñxs de estos, compartir ganancias o deberle algún otro tipo de pago a lxs dueñxs de los derechos ya sea por todas sus obras o por obras que cubren ciertos criterios (tales como alcanzar un nivel predeterminado de éxito financiero). Aun una pequeña comisión crea una barrera creativa que podría ser particularmente perjudicial para fans con pocos recursos financieros, fans jóvenes y artistas ajustados de dinero que apenas empiezan, y de los cuales muchxs dependen de la creación de sus obras de fans para solventar su arte.

Licenciar crea barreras prácticas y psicológicas para la creación de obras de fans.

Como parte del comité legal de la OTW (Translation of Organization for Transformative Works) Rebecca Tushnet ha estado diciendo por años que la creatividad es frecuentemente espontánea e impredecible y si la gente debe pedir permiso antes de escribir 500 palabras sobre Harry Potter, entonces decidirán hacer otra cosa. Esto significa que muchas obras de fans simplemente no se realizarían bajo un sistema de licencia. Esta barrera a la creación es especialmente fuerte para lxs artistas jóvenes y para aquellos que dudan de su poder político y de expresión – esa misma gente es la que usa más frecuentemente las obras de fans para descubrirse a sí mismo, discutir su cultura y beneficiarse del apoyo de las comunidades de fans.

Licenciar desgasta la cultura de fans.

La concesión de licencias invita a la comercialización de obras fandomeras y desgasta la “economía del regalo” que reúne a lxs fans. Eso hace de la creación de las obras de fans más una transacción que una charla y eso afecta al ecosistema fandomero.

Licenciar daña la ley.

Por último, y importante, la existencia de concesión de licencias generalizada para ciertos tipos de obras fandomeras podría afectar a la percepción de la doctrina de uso legítimo, la cual de forma explícita (¡y de gran importancia para la libre expresión!) exenta al uso legítimo de la necesidad de dar licencias yya existe para proveer de un espacio para la creación fandomera. Algunos tribunales sostienen que cuando un mercado de concesión de licencias existe, el fallar para obtenerla hace de dicho uso algo no tan legítimo. Pero aun con la existencia de mercados de concesión de licencias – como vimos arriba – estos no proveen la clase de libertad que la doctrina de uso legítimo está diseñada para proporcionar.

Esas son algunas formas de ilustrar el porqué la OTW no apoya un movimiento hacia la concesión de licencias de obras fandomeras. Para saber más sobre la opinión de la OTW sobre el marco legal para las obras fandomeras y los inconvenientes de los regímenes de licencias, mira el documento que produjimos (en inglés) refiriendo el porqué cualquier cambio en la ley de derechos de autor debería favorecer la libertad de hacer obras transformativas.

El comité legal de la OTW trabaja en representación de lxs fans y el fandom para asegurar que nuestras voces sean representadas en discusiones sobre reformas de derecho de autor y está disponible para responder individualmente preguntas de fans.